El 1º de agosto de 1976 ocurriría un hecho de los más terribles y recordados en la F1

Andreas Nikolaus Lauda, mejor conocido como Niki Lauda sufrió un terrible accidente en el circuito de Nürburgring, cuando se disputaba el Gran Premio de Alemania el 1º de agosto de 1976. Llegando a la  curva Bergwerk la Ferrari, comandada en aquel entonces por el campeón del mundo, pierde el control, impacta en la protección del costado del circuito, e instantáneamente queda envuelta en llamas (Ver video). Como consecuencia del hecho, Lauda sufrió graves quemaduras que le quedarían de por vida. Aunque los médicos calificaron de milagrosa la recuperación del piloto. Unos 6 meses después del accidente, en el Gran Premio de Italia, volvería a correr. Aunque no podría revalidar su titúlo de campeón, (estuvo varias carreras afuera de las pistas) lo haría un año más tarde, en 1977.Juan Manuel Manassero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *